kalamidá

Frash

IMG_5344

Vestido: Vintage

Collar: Charity shop

Calcetines: Happy Socks

Sneakers: Sketchers

Cinturón: Vintage

Anuncios

La bolsa del Día

Frash

Me acuerdo de cómo me vestía en los 90, de ver esas fotos en el dos mil y pensar que en qué coño estaba pensando. Ahora nos la pela bastante, algo que se está llamando ”feísmo” y que estamos viendo continuamente en Street Style y cada vez más en las pasarelas de medio mundo. ¿Qué leches está ocurriendo?

No hace falta ser un friki y estar todo el santo día consumiendo revistas, blogs, programas y shows de moda para ser un amante de ella. No es necesario sentirte mal por no identificarte con una tendencia o no saber en qué año nació Karl Lagerfeld. Si algo tenemos en común es que todxs nos vestimos en todo momento, elegimos algo con o sin ganas, con o sin estilo propio. Pero siempre sabemos cuándo algo nos mola o cuándo no, aunque ese pensamiento venga determinado por unos u otros factores.

Zapatillas y sneakers ortopédicas, pantalones sin forma, camisetas paracaidísticas, bridas en los cordones, bolsas de la compra en vez de bolsos, fotografías de baja calidad, poses anti-estéticas, modelos de todas las tallas, formas, condiciones y tamaños… Un conjunto de fenómenos irreverentes que nos dan la libertad que siempre hemos querido tener. Me gusta verlo por la calle, me encanta verlo en Redes Sociales y sobre todo en personas de a pie que, lejos de hacerlo ”por moda”, simplemente se visten con prendas cómodas ”de toda la vida” y sin quererlo se acercan a las propuestas de nuestro amigo Gvasalia.

¿Es un intento de democratización de la Alta Costura? No hace falta que te gastes mil pavos en una riñonera porque de esas encontramos en todas partes. En cualquier tienda vintage o de segunda mano e incluso armarios ajenos hay tendencias, porque éstas en toda su amplitud están gritando un ”Me la suda” como una casa.